Gracia en Cristo: Aplicabilidad de la Torah

lunes, 16 de febrero de 2015

Aplicabilidad de la Torah

Según la tradición rabínica (RAMBAN) hay 613 mandamientos de la Torá (no lo he comprobado personalmente). Algunas de estas leyes están dirigidas sólo a los hombres o a las mujeres, algunas sólo a grupos sacerdotales, los Kohanim y Leviyim (miembros de la tribu de Leví), algunos sólo para los agricultores en la Tierra de Israel. Muchas leyes eran aplicables únicamente cuando el Templo de Jerusalén existía, y menos de 300 de estos mandamientos siguen siendo aplicables hoy día.

Antes de hablar sobre la aplicación de los mandamientos, es necesario repasar algunos conceptos como Torah, pactos y mandamientos, sus objetivos, analizar el método de salvación propuesto por el Padre, el cambio de sacerdocio y de mente del cual habla la Palabra, y finalmente estudiar los mandamientos con la guía de la Palabra y del Espíritu para ver como aplicarlos en nuestras vidas.

La Torah

Torah = Instrucción, también es parte del Tanak (Torah, Neviim, Ketuvim o Instrucción, Profetas y Escritos), que con el Brit Jadashah conforma la Palabra de Dios.

En un sentido estricto son los 5 libros de Moisés, en un sentido amplio es toda la escritura, porque toda la palabra es útil para instruir. La palabra Torah es traducida en la versión en español del griego y hebreo como Ley.

Los Pactos

Los Pactos de YHWH no tienen dispensaciones, ni uno de ellos elimina algún otro.

Por medio de estos pactos YHWH ha manifestado su gran misericordia y amor y ha probado que su grandeza y eminencia no quieren decir que Él no se interese en humildes de corazón. Por su Rajem (misericordia), Él les muestra su gracia. Los pactos que Él ha hecho con sus verdaderos hijos-fieles nos dan esperanza de un futuro glorioso sobre una Nueva Jerusalén. Su palabra no volverá a Él sin resultados Isaías. 55:1

1. Pacto con Adán. Fue el Pacto Edénico que la humanidad quebrantó por el pecado, este pacto incluía: Fructificad, multiplicaos y llenad la tierra y sojuzgadla. Génesis 1, 28
2. Pacto con Noé. Este fue un pacto que tuvo que ver con la supervivencia de Noé y su familia, y por consiguiente la descendencia. Esta vez el pacto fue Fructificad, multiplicaos y llenad la tierra. El término sojuzgar la Tierra ya no fue empleado ya que este atributo se le concedió a HaSatán por medio del pecado de Adán. Génesis 9:1-17
3. Pacto con Abraham. Pacto de Fe sellado con la circuncisión de Abraham quien fue obediente y bendecido por YHWH dándole una nación grande, próspera y la salvación para él y toda su descendencia. Genesis 17:1-27
4. Pacto con Moisés. a) En el Sinai y b) En Moab es donde Elohim extiende su promesa de que si Israel se aparta de la Torah y se encuentra en exilio, cuando se vuelva al Eterno será restaurado. Éxodo 19:5
5. Pacto con David. Debido a su fe y obediencia, el Rey David fue escogido por YHWH para llegar a ser parte de un pacto sobresaliente. Cuando se cumplan tus días y reposes con tus padres, yo levantaré después de ti a un descendiente tuyo, uno de tus propias entrañas, y afirmaré su reinado. Él edificará una casa para mi nombre, y yo estableceré su trono real para siempre. 2 Samuel. 7:1-29 La simiente que YHWH levantó de David (cuyo reino Él estableció firmemente) es Yeshúa haMashíaj.
6. El nuevo Pacto. Lo hizo el eterno con la casa de Judá y la casa de Israel. El Eterno pondría su Torah en el corazón de ellos. Jeremías 31:33. El Eterno mantendrá una relación especial con Israel, todos lo conocerán, las transgresiones de Israel serán perdonadas, se les dará la tierra prometida, se multiplicarán y el templo quedará permanente en Israel, Jeremías 32:41-44

Qué otros pactos hizo Dios con Israel en relación al primer pacto (Pacto de Moisés):

Éxodo 24:7 El pacto de las leyes para Israel (Desde Éxodo 20:22 hasta Éxodo 24:6)
Éxodo 34:27 El pacto con Moisés e Israel (Desde Éxodo 34:11 hasta Éxodo 34:26)
Éxodo 31:16 El pacto del Shabat
Levítico 2:13 y Números 18:19 El pacto de la sal en toda ofrenda
Levítico 24:7-8 El pacto del candelero, las tortas de harina y del incienso puro
Números 25:11-13 El pacto de paz y del sacerdocio perpétuo con Finees hijo de Aarón y su descendencia.
Deuteronomio 9:9-15 El pacto de los diez mandamientos
Deuteronomio 29:1 El pacto de Moab de bendición y maldición además del pacto de Horeb
Nehemías 13:29 El pacto del sacerdocio con Leví
Jeremías 33:21 El pacto con los levitas y sacerdotes
Malaquías 2:4-8 El pacto con Leví

Los mandamientos (Mitzvot)

Mitzvot es el plural de Mitzvah y viene de la raíz hebrea tzav que significa ordenar y también está relacionado con la palabra Tzarat que es unirse o adherirse por lo que la traducción seria Orden o Mandato a que nos adherimos.

Los mandamientos que no se pueden observar hoy en día se relacionan primariamente con algunas leyes del primer pacto y tienen que ver con su aplicabilidad.

Posibilidad de cumplir los mandamientos

No digas que es difícil, no digas que está lejos, no digas que es imposible

Deuteronomio 30:11-14 “Porque este mandamiento que yo te ordeno hoy no es demasiado difícil para ti, ni está lejos. No está en el cielo, para que digas: ¿Quién subirá por nosotros al cielo, y nos lo traerá y nos lo hará oír para que lo cumplamos? Ni está al otro lado del mar, para que digas: ¿Quién pasará por nosotros el mar, para que nos lo traiga y nos lo haga oír, a fin de que lo cumplamos? Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas.”

1ª Juan 5:2-3 En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.

Lo imposible no es cumplir "un" mandamiento, lo imposible es vivir una vida sin quebrantar "ningún" mandamiento para así estar libres de la condena y ser considerados justos delante de Yahweh.

Por esto es muy importante no confundir la salvación y la santificación.

Aplicabilidad

La aplicabilidad de los mandamientos hoy en día a la vida del creyente está vinculada a la los siguientes conceptos:

-Kal va jomer – El principio de mayor peso – Ligero y pesado
-Sexo y/o posición de la persona en la Torah
-La invalidación de un pacto o parte de él por parte del hombre y la renovación por Gracia de parte de Dios pero sin dejar de cumplirlo, sino ampliándolo.
-La tierra de Israel
-El Templo
-Los sacrificios, ofrendas y servicios
-Los rituales de purificación para la adoración en el templo
-Sistema judicial que dictamine sobre hechos criminales (porque el estado teocrático de Israel no existe actualmente como tal)
-La exposición literal de un precepto que tenga por objetivo su aplicación exclusiva en el área espiritual y no física o literal y así esté explicado o interpretado específicamente en la torah

El Principio de interpretación de mayor peso

kal va-jómer – קל וחומר, “simple y complejo” o “ligero y pesado”

Donde hay dos leyes se observa la de mayor peso. Cuando dos mandamientos entran en tensión en tiempo y espacio, el más importante de los dos toma precedencia. Cuando existen dos opciones por hacer u obedecer, pero que son mutuamente excluyentes entre sí por la situación de ese momento, es decir, solo tienes opción a realizar, uno de los dos, pero no ambos, hay que elegir aquel que sea más importante. Por ejemplo tienes $200 y una deuda telefónica de $200 pero tu familia no ha comido, qué debes hacer, la respuesta es considerar qué es más importante o tiene mayor peso, alimentar a tu familia o hablar por teléfono, obviamente, es alimentar a tu familia, no por pagar el teléfono se les va a quitar el hambre. Yeshúa aplicó esto al sanar a un hombre en shabbat y muchas otras veces. Si no entendemos este principio puede crear confusión, parecer que existen contradicciones en la Biblia o en muchas de las acciones de los personajes que de ella habla, también podemos caer en excesos de legalismo o liberalismo.

Si A (oveja) es mayor que B (guardar el shabbat) cuanto más C (la vida de un hombre) que B (guardar el shabbat). Aquí Yeshúa no está quebrantando la Torah, lo que sí está quebrantando es la interpretación del shabbat según la tradición, pero jamás la Torah de Yahweh, simplemente está estableciendo un orden de prioridades y actuando en base a ello.

Mateo 12:1-6 En aquel tiempo iba Yeshúa por los sembrados en un día de reposo; y sus discípulos tuvieron hambre, y comenzaron a arrancar espigas y a comer. Viéndolo los fariseos, le dijeron: He aquí tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en el día de reposo. (Mala interpretación de la Torah, los fariseos interpretaron que estaban trabajando, según su tradición y no según el objetivo de la Torah, que no dice que no se pueda comer en este día). Pero él les dijo: ¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y los que con él estaban tuvieron hambre; cómo entró en la casa de Dios, y comió los panes de la proposición, que no les era lícito comer ni a él ni a los que con él estaban, sino solamente a los sacerdotes? (Kal va jomer) ¿O no habéis leído en la ley, cómo en el día de reposo los sacerdotes en el templo profanan el día de reposo, y son sin culpa? Pues os digo que uno mayor (Kal va jomer) que el templo está aquí.

En Levítico 24:5-9 se nos dice que esos panes se cambiaban cada día de reposo y que sólo los podían comer los sacerdotes. Sin embargo, en su necesidad, el sumo sacerdote dio a David y a sus hombres para que comieran de aquel pan.
1ª Samuel 21:6 Así el sacerdote le dio el pan sagrado, porque allí no había otro pan sino los panes de la proposición, los cuales habían sido quitados de la presencia de Yahweh, para poner panes calientes el día que aquéllos fueron quitados.

Sin embargo Yeshúa cumplió la Torah según Deuteronomio 23:25 Cuando entres en la mies de tu prójimo, podrás arrancar espigas con tu mano; mas no aplicarás hoz a la mies de tu prójimo.

http://www.messianictorah.org/es/manna_es/52-7es.htm

También Hebreos 7:18 se demuestra este principio: Queda, pues, puesto a un lado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia (su menor peso) Hebreos 7:19, y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios.

El sacerdocio Levítico y el de Melquisedec, ¿Qué es lo que perece?

La ley ritual no fué abolida, sino que se cumple en Yeshúa. Esta ley de que habla Hebreos, el sacerdocio y los rituales son sombra del verdadero sacerdocio.

Hebreos 8:5 los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.

Aún así no se pueden abolir porque el pacto con leví es eterno (Números 18:23 y 1ª Crónicas 15:2), simplemente hay mandamientos que se dejan de lado por la mayor eficacia del verdadero sacerdocio.

Ej. según la ley del sacerdocio levítico, si transgredo la torah debe haber muerte, luego debo traer mi ofrenda para que muera en mi lugar (simpre entendiendo que esto es una sombra de lo real como Yahweh explicó a Moisés y que tiene una función didáctica y que apuntaba al Mashíaj). Pero venido Mashíaj y cargando "todos" los pecados, ya no cabe o no se necesita la ofrenda por el pecado. Termina la necesidad de aplicar la muerte del cordero, pero no queda abolida. Lo que queda abolida es la condena de una vez por todas. Lo que perece es la condena (2ª Corintios 3:7-13), al igual que lo que queda clavado en la cruz es el acta que pesaba en contra nuestra, no la torah (Colosenses 2:14).

El acta de los decretos que fué anulada no es la Torah, es la maldición que la torah estipula para las transgresiones, escritas en el libro de las obras (Ezequiel 24:14 Yo Yahweh he hablado; vendrá, y yo lo haré. No me volveré atrás, ni tendré misericordia, ni me arrepentiré; según tus caminos y tus obras te juzgarán, dice Yahweh el Señor) lo que causa el furor de la ira de Yahweh según nos revela Sofonías 2:1-2 Congregaos y meditad, oh nación sin pudor, antes que tenga efecto el decreto, y el día se pase como el tamo; antes que venga sobre vosotros el furor de la ira de Yahweh, antes que el día de la ira de Yahweh venga sobre vosotros.

Sin embargo, al anular el acta o registro de nuestras obras (cheirographon tois dogmasin, documento legal que sirve como registro de una deuda) con su correspondiente maldición, ya no hay maldición como vemos en Miqueas 7:19 Él volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados
.

Hebreos 10:18 Pues donde hay remisión de éstos, no hay más ofrenda por el pecado.

Pongámoslo de este modo, si la torah es nuestro ayo, venido el amo no ejecuto al ayo, porque se supone que fué puesto por el amo para enseñarnos su voluntad.

Ejemplo 1: Supongamos que tengo una casa y vivo pagando alquiler, ya debo varios meses. De repente viene Yeshúa y no solo paga el alquiler que debo, sino que compra la casa y me la regala y la pone a mi nombre.

¿Qué pasó aquí? pasé de una condición antigua a una nueva en la misma casa. Ahora soy propietario, y no necesito más pagar alquiler. Pero no por eso se elimina la ley del alquiler de la constitución del país. Ahora se me aplica la ley del propietario y no la ley del alquiler.

Ejemplo 2: En cuanto el marido vive se aplica a la mujer la ley del marido, pero si este muere ya no se aplica, aunque la ley del marido no haya sido abolida. (Romanos 7:2-3).

EL RÉGIMEN DE LA LETRA Y DEL ESPÍRITU (PARTE 1)

Introducción

1ª Timoteo 1:8-11 Pero sabemos que la ley es buena, si uno la usa legítimamente; conociendo esto, que la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina, según el glorioso evangelio del Dios bendito, que a mí me ha sido encomendado.

Aclaremos algunos conceptos:

El régimen de la letra es para aquellos que no han nacido de nuevo, todos aquellos que no han entrado al reino de los cielos, al régimen del Espíritu.

El régimen nuevo del Espíritu es el reino de los cielos, este régimen y el glorioso evangelio de la gracia del Dios bendito, concuerdan en que la definición de pecado es infracción a la Torah, o instrucción de Yahweh (Romanos 2:23, 1ª Juan 3:4), esto no ha cambiado desde Adán.

El régimen de la letra de Romanos 7 se refiere a la torah de Yahweh.

La ley del marido de Romanos 7:2

Para comprender el capítulo 7 de romanos, primero debemos comprender lo que dice la torah sobre el casamiento.

El casamiento es visto en la torah como una ketuvah, un escrito, contrato o pacto entre el hombre y la mujer, pudiendo ser invalidado por las causas que describe la torah.

Deuteronomio 24:1-4 Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, si no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio, y se la entregará en su mano, y la despedirá de su casa. Y salida de su casa, podrá ir y casarse con otro hombre. Pero si la aborreciere este último, y le escribiere carta de divorcio, y se la entregare en su mano, y la despidiere de su casa; o si hubiere muerto el postrer hombre que la tomó por mujer, no podrá su primer marido, que la despidió, volverla a tomar para que sea su mujer, después que fue envilecida; porque es abominación delante de Yahweh, y no has de pervertir la tierra que Yahweh tu Dios te da por heredad.

La causal de divorcio bíblica que también interpreta el Mesías es el adulterio (entre las otras causas citadas en Levítico 18).

Israel es la esposa de Dios

Isaías 54:4 No temas, pues no serás confundida; y no te avergüences, porque no serás afrentada, sino que te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y de la afrenta de tu viudez no tendrás más memoria.

Aquí Yahweh profetiza que Israel será viuda, es decir que su esposo morirá.

Isaías 54:5 Porque tu marido es tu Hacedor; Yahweh de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor, el Santo de Israel; Dios de toda la tierra será llamado.
Isaías 54:9 Porque esto me será como en los días de Noé, cuando juré que nunca más las aguas de Noé pasarían sobre la tierra; así he jurado que no me enojaré contra ti, ni te reñiré.

En esto consiste el nuevo régimen del Espíritu, cuando Yahweh toma a Israel de nuevo por esposa le jura que nunca más se enojará ni la reñirá por sus pecados, le perdonará sus pecados, y su pacto de paz con ella nunca será quebrantado.

Isaías 54:10 Porque los montes se moverán, y los collados temblarán, pero no se apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz se quebrantará, dijo Yahweh, el que tiene misericordia de ti.
Isaías 54:14 Con justicia serás adornada; estarás lejos de opresión, porque no temerás, y de temor, porque no se acercará a ti.

Aquí vemos que la nueva Israel será adornada con la justicia de su Hacedor.

Oseas 2:7 Seguirá a sus amantes, y no los alcanzará; los buscará, y no los hallará. Entonces dirá: Iré y me volveré a mi primer marido; porque mejor me iba entonces que ahora.
Oseas 2:16 En aquel tiempo, dice Yahweh, me llamarás Ishi ["mi marido"], y nunca más me llamarás Baali ["mi señor"].
Oseas 2:19 Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia.
Oseas 2:20 Y te desposaré conmigo en fidelidad, y conocerás a Yahweh.

Ahora veamos qué hizo el marido con la esposa infiel: La torah prohíbe que la mujer repudiada vuelva con su primer marido. Israel fue infiel, se fue con muchos amantes, pero aun así Dios le dice vuelve. Por lo tanto el marido tiene que morir para volverla a tomar y aun así cumplir la torah. Por otro lado también la esposa es considerada muerta (Romanos 6:3-4), porque la torah dice que la esposa adúltera debe morir. Luego los dos están muertos.

Jeremías 3:1 Dicen: Si alguno dejare a su mujer, y yéndose ésta de él se juntare a otro hombre, ¿volverá a ella más? ¿No será tal tierra del todo amancillada? Tú, pues, has fornicado con muchos amigos; mas ¡vuélvete a mí! dice Yahweh.
Jeremías 3:8 Ella vio que por haber fornicado la rebelde Israel, yo la había despedido y dado carta de repudio; pero no tuvo temor la rebelde Judá su hermana, sino que también fue ella y fornicó.
Jeremías 3:10 Con todo esto, su hermana la rebelde Judá no se volvió a mí de todo corazón, sino fingidamente, dice Yahweh.
Jeremías 3:14 Convertíos, hijos rebeldes, dice Yahweh, porque yo soy vuestro esposo; y os tomaré uno de cada ciudad, y dos de cada familia, y os introduciré en Sion;
Jeremías 3:19 Yo preguntaba: ¿Cómo os pondré por hijos, y os daré la tierra deseable, la rica heredad de las naciones? Y dije: Me llamaréis: Padre mío, y no os apartaréis de en pos de mí.
Jeremías 3:20 Pero como la esposa infiel abandona a su compañero, así prevaricasteis contra mí, oh casa de Israel, dice Yahweh.

EL RÉGIMEN DE LA LETRA Y DEL ESPÍRITU (PARTE 2)

El régimen nuevo del Espíritu

Ahora la ketuvah o pacto matrimonial es en misericordia, antes de que la esposa sea renovada la demanda de la torah consistía en que la esposa sea fiel, pero ahora el Señor promete perdonarla y no reñirla.

En el capítulo 7 de Romanos se relata la obediencia a Dios ya no por obligación sino por amor. Sin embargo esta obediencia no es demandada, ya ni siquiera hay enojo si la esposa peca.

Todas las transgresiones de la ley se pagaron con la muerte de Yeshúa, luego al morir el marido, y con Él la esposa, la torah ya no aplica porque ambos están muertos. La torah solo se puede aplicar sobre ti mientras vives, si mueres ya no se aplica.

Pablo no dice que la torah murió, que está abolida, sino que dice que nosotros ya estamos muertos por el cuerpo del Mesías, las demandas y castigos de la torah ya están satisfechos en el Mesías. Tu marido ya murió, luego ya puedes vivir como quieras, pero también tienes la opción, "si quieres", de unirte a aquel que resucitó de los muertos, y hacer su voluntad "si quieres", la torah ya no te puede demandar a ti que la cumplas. Estás muerto a las demandas de la torah.

La inclinación al bien

Ahora no vamos a obedecer porque está escrito, por obligación, interés o miedo. Las demandas y castigos de lo escrito en la torah ya están pagados. Entonces ahora ¿cuál sería la motivación de obedecerla? Ahora ya no es la letra la motivación, sino su Espíritu. La torah me enseña que debo morir por mis pecados. También me enseña que mi hacedor pagó por mis pecados. Ahora que ya soy perdonado tengo la libertad espiritual de unirme a Él o no si quiero, es mi decisión, y para esto sólo es necesario llamarle Padre mío (Jeremías 3:19). Ahora el pacto matrimonial depende de la fidelidad y amor de Dios y no de la fidelidad y amor de la persona.

El régimen de la letra se aplica al reino de este mundo, la carne, reino en el que se encuentran aquellos que no han nacido de nuevo, que no han sido aún regenerados. Las demandas y obligaciones de este régimen son santas, justas y buenas, sin embargo el problema es que la carne aún no ha muerto y en ella se encuentra la inclinación al mal, la ley del pecado que la esclaviza y que le impone la obligación de servir a otro señor, el pecado. El régimen nuevo del Espíritu es el reino de los cielos donde ciertamente se hace la voluntad del Padre porque Dios ha engendrado hijos poniendo en ellos su naturaleza, su Espíritu, el cual produce en nosotros la inclinación al bien.

Los dos maridos

En Romanos 7:1-4 habla de dos maridos. Claramente Yahweh es el primer marido, pero ¿quién es el segundo? En este casamiento la esposa ha cometido adulterio con sus amantes (el pecado) quienes la mantienen sujeta y esclava (Romanos 7:23, 7:25 y 8:2) por lo que Yahweh da carta de divorcio a esta mujer, pero debido a su amor infinito y eterno, Yahweh le da la opción de volver a Él de la única forma que permite la torah, después de la muerte. Por lo tanto, cuando dice que hemos muerto a lo que nos tenía sujetos, entendemos que hemos muerto juntamente con el Mesías, y ahora estamos libres de la ley del marido que se encuentra en la Torah para ser de otro marido. Este otro marido es aquel que murió y resucitó (Romanos 7:4), es Dios manifestado en carne (1ª Timoteo 3:16), Yahoshúa el Mesías en quien habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad (Colosenses 2:9).

La vigencia de la Torah

En la carta a los Romanos Pablo afirma que estamos libres de las demandas de la torah, por haber muerto a la torah, pero defiende su vigencia al afirmar:

Romanos 3:31 ¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley.”
Romanos 7:22 “Porque según el hombre interior (en el espíritu), me deleito en la ley de Dios.”

El problema no es con la letra de la torah, sino con los súbditos del régimen de la letra. Si no han sido regenerados por la acción del Espíritu de Dios, estos súbditos, como encontramos en la carta a los Romanos, son en realidad esclavos del reino del pecado, el pecado es el rey y el que reina (Romanos 6:12 y 17-23). Aún así, el reino del pecado debe someterse a la legislación del régimen del espíritu y del evangelio de la gracia porque Dios es Espíritu y el que lo gobierna todo, Él es quien legisla que todo aquel que cometa pecado (infracción a la torah) debe morir (Génesis 2:17, Deuteronomio 24:16, Ezequiel 18:4 y 20, Romanos 6:23).

Todos nuestros padres pecaron desde Adán, todos vivieron bajo el régimen del pecado (dado a conocer por la palabra de la torah) y por lo tanto fueron condenados por la torah aunque ellos no lo desearan (Romanos 3:23).

Romanos 5:18 nos cuenta que por la justicia de Yeshúa, el único que cumplió perfectamente la torah de Yahweh, vino a todos los hombres la justificación de vida o salvación. Por lo tanto, todos los hombres de todos los tiempos siempre han sido salvos por gracia, como nos lo dice Romanos 4:13 al relatarnos la salvación de Abraham. Jamás la salvación ha sido aplicada al hombre por las obras de la ley (Romanos 3:20 y 28).

En Romanos 7:6, Pablo nos cuenta que toda persona no regenerada o que vive en la carne, está bajo el régimen de la letra, esto es, su futuro eterno depende de sus obras para justificación o condenación, y como resultado final siempre podremos esperar la condenación porque la vida de la carne no puede agradar a Dios. Pero si morimos para la Torah (o mejor dicho si la Torah nos considera muertos), esto es, si rechazamos depender de nuestras obras para justificación, estaremos libres de nuestra justicia propia para servir a Dios según su justicia.

El régimen del espíritu y el evangelio de la gracia tienen en común con la torah que ésta es espiritual (Romanos 7:14) es santa, justa y buena (Romanos 7:12), por lo tanto, si no dependemos de ella para justificación, entonces comprenderemos que la torah es una herramienta del régimen del Espíritu y el evangelio de la gracia, ya que la torah es espiritual y sin torah no habría gracia. La torah tiene que ver con la santificación, que es el fruto de servir a la justicia y por lo tanto de servir a Dios (Romanos 6:19 y 22), sabiendo que la torah es descrita en la palabra como verdad, como dice en el Salmo 119:142 “Tu justicia es justicia eterna, y tu torah la verdad.” (Ver también Isaías 51:4, 7)

EL RÉGIMEN DE LA LETRA Y DEL ESPÍRITU (PARTE 3)

El testimonio de la justificación por la fe

La torah da testimonio de la justicia, pero no está puesta para justificación del hombre, está puesta como testimonio de la justicia del Mesías, el justo de los justos, que cumplió perfectamente la Torah.

Habacuc 2:4 He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá.
Romanos 3:21 Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas;
Romanos 4:13 Porque no por la ley fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo, sino por la justicia de la fe.
Romanos 9:31 mas Israel, que iba tras una ley de justicia, no la alcanzó.
Romanos 10:4 porque el fin de la ley es el Mesías, para justicia a todo aquel que cree.
Gálatas 2:21 No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió el Mesías.
Gálatas 3:21 ¿Luego la ley es contraria a las promesas de Dios? En ninguna manera; porque si la ley dada pudiera vivificar, la justicia fuera verdaderamente por la ley.
Filipenses 3:9 y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe del Mesías, la justicia que es de Dios por la fe;

La confusión viene al pensar que la torah ha sido dada por Dios para la salvación de todo hombre, nada más errado que esto. En los siguientes versículos veremos la postura bíblica en relación a este pensamiento:

Efesios 2:8-9 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.

Gálatas 2:21 No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió el Mesías.

Gálatas 3:10-13 Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá; y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas. El Mesías nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero).

Tito 3:4-8 Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Yeshúa el Mesías nuestro Salvador, para que justificados [dikaiothentes] por su gracia [chariti], viniésemos a ser herederos conforme a la esperanza de la vida eterna. Palabra fiel es esta, y en estas cosas quiero que insistas con firmeza, para que los que creen en Dios procuren ocuparse en buenas obras. Estas cosas son buenas y útiles a los hombres.

La justicia propia

La justicia propia es justificarse uno mismo delante de Dios por su propia obediencia. Esto es estar bajo la Torah, depender de las obras de la torah para ser justificado o condenado eternamente. Es decir, estar obligado a observar la Torah o cumplirla por obligación.

Muchos creen que el objetivo de la torah es salvación y por esto dependen de ella para justificarse. Este error no es nuevo, ya nos lo dice Pablo en Gálatas 3:10 “Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.”

Depender de las obras de la torah para ser justificados es lo mismo que confiar en nuestra propia justicia, a esto Pablo le llama estar bajo la torah en Romanos 6:15, mientras que los que están bajo la gracia son los que dependen de la gracia para ser justificados.

El objetivo de la torah no es la salvación de la persona por medio de la obediencia, pues es sabido que una persona no regenerada no desea ni puede someterse a la voluntad de Dios. Esto lo confirma Pablo en Romanos 8:7 “Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la torah de Dios, ni tampoco pueden hacerlo.”

La carne no puede sujetarse a la torah de Dios porque es débil (Romanos 8:3) por lo que tampoco la torah tiene como objetivo sujetar la carne, sino mostrar o dar testimonio de la justificación que es por la fe en el Mesías, cosa que muchos ignoran como dice en Romanos 10:3 “Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios”.

De manera que la torah nos muestra que somos desobedientes y adúlteros para que una vez que lo reconozcamos busquemos y alcancemos misericordia (Romanos 11:30-31).

Los objetivos de la Torah

Según lo expuesto hasta aquí podemos, ahora sí, citar los objetivos de la torah:

Instruirnos para que podamos reconocer lo que es mejor (Romanos 2:18)
Darnos conocimiento y conciencia de pecado (Romanos 3:20, 7:7, 1ª Juan 3:4)
Honrar a Dios (Romanos 2:23)
Ser de provecho para el hombre (Romanos 2:25)
Hacer resaltar la justicia de Dios (Romanos 3:5)
Mostrar que todos estamos bajo pecado (Romanos 3:9)
Cerrar toda boca arrogante y hacer que todo el mundo quede bajo el juicio de Dios (Romanos 3:19)
Eliminar la jactancia (Romanos 3:27)
Bendecirnos (Deuteronomio 6:24)
Llevarnos al Mesías (Gálatas 3:24)
La instrucción de Yahweh contiene normas de vida para el ser humano a fin de que éste prolongue sus días y sea prosperado en todo lo que haga (Deuteronomio 5:16, 6:2, 17:20, 32:47; Josué 1:7-8; 1ª Reyes 2:3)

EL RÉGIMEN DE LA LETRA Y DEL ESPÍRITU (PARTE 4)

Ejemplos de obediencia a la torah como manifestación de amor

¿Cuál es la manifestación de nuestro amor a Dios según Juan 14:15?
Si me amáis, guardad mis mandamientos.
¿Cuál es la manifestación de nuestro amor a Dios según Juan 14:21?
El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.
¿Cuál es la manifestación de nuestro amor a Dios según Juan 14:23?
Respondió Yeshúa y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.
¿Cómo podemos permanecer en el amor de Dios según Juan 15:10?
Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.
¿Qué mandamientos guardaba Yeshúa según Juan 15:10?
yo he guardado los mandamientos de mi Padre
¿Son los mandamientos de Yeshúa diferentes a los del Padre según 1ª Juan 2:3-7?
Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. Hermanos, no os escribo mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio; este mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído desde el principio.
¿Qué es amar a Dios según 1ª Juan 5:3?
Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.
¿Qué es el amor según 2ª Juan 1-6?
Y este es el amor, que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros habéis oído desde el principio.
¿Quiénes son la madre y los hermanos de Yeshúa según Lucas 8:21?
Él entonces respondiendo, les dijo: Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la hacen.
¿Quiénes son santos para Dios según Apocalipsis 14:12?
Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Yeshúa.

Libres de la Torah

En la carta a los Romanos, Pablo está lejos de insinuar que la torah está abolida como lo entienden algunos que leen el verso de Romanos 7:6. En ningún momento Pablo interpreta que ahora debemos desobedecer la torah de nuestro Padre, por el contrario, nos alienta a ser obedientes a la torah, porque la santificación es el fruto de la obediencia por medio de la fe (Romanos 6:22).

Lo que Pablo dice en Romanos 7:6 es que ahora estamos libres de las demandas y obligaciones de la torah. Fuimos liberados de obedecer la torah por obligación, interés o temor. Cuando comprendemos que dependemos de la misericordia de Dios y no de nuestra propia justicia es porque hemos muerto a la carne, la cual nos sujeta al yugo de esclavitud del pecado. Esto es un cambio de mente como cumplimiento de la promesa de Dios (Ezequiel 11:19-20, 36:26-27, Jeremías 31:31-33, Hebreos 8:10, 10:16), es un cambio de comprensión debido a la regeneración sobrenatural realizada por Dios, pero no es un cambio del método utilizado por Dios para la salvación, el cual ha sido siempre por gracia.

Estudio sistemático de los mandamientos de la Torah

Para aquellos a los que les interese un estudio sistemático de cada uno de los mandamientos y su aplicación, dejo una lista de los mismos, con la advertencia de que su aplicación personal debe ser el resultado de un estudio y análisis guiado por la Palabra y el Espíritu, y motivado por el amor al Padre y a nuestro prójimo.

613 Mitzvot - Formato 1
613 Mitzvot - Formato 2
613 Mitzvot - Formato 3

Estudios relacionados:

La definición bíblica de Amor
El misterio de la iniquidad