Gracia en Cristo: Un dios Falso llamado Trinidad

lunes, 22 de agosto de 2011

Un dios Falso llamado Trinidad


La Trinidad se enseña en la mayor parte de las iglesias llamadas "cristianas" tanto del Viejo continente como del Nuevo.
La cristiandad cree, que la doctrina fundamental de sus enseñanzas es la Trinidad. Y por Trinidad la cristiandad quiere decir un Dios trino y "Uno". Esto es, un Dios en tres Personas, a saber, "Dios Padre, Dios Hijo, y Dios Espíritu Santo". Dicen que no son tres Dioses sino Uno Solo.

Entre las afirmaciones sobre Dios en esta doctrina están:


*Son tres
*es UNO
*SON DISTINTOS
*SON CO-IGUALES
*SON EL MISMO
*SON DIFERENTES
*NO SON TRES
*NO ES ÚNICO

Si la Trinidad es un concepto Bíblico, entonces tenemos un problema con los versículos que afirman que sólo Yahweh, el Padre, es Dios. Veamos 1ª Corintios 8:6  "para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre". Con este versículo concuerdan Deuteronomio 6:4, Zacarías 14:9, Isaías 45:22 y Efesios 4:6. En las escrituras está claro que sólo Yahweh es Dios y que no hay Dios fuera de Yahweh, como lo encontramos en Deuteronomio 4:35, y 39, 1ª Reyes 8:60, Joel 2:27 e Isaías 45:21. 

Por otro lado, la Palabra también afirma que Yeshúa es Dios en Juan 1:1 y 14, Juan 20:28, Romanos 9:5, 1ª Timoteo 3:16, Tito 2:13 y 1ª Juan 5:20.

La única forma de recibir esto sin quebrantar la escritura, es interpretando que Yeshúa tiene dos naturalezas indivisibles, una humana y otra divina. Como hombre es llamado hijo de Dios, pero como Dios es Yahweh manifestado en carne.

Lo mismo sucede con Israel, que es llamado al mismo tiempo hija y esposa (Jeremías 3:14, Isaías 65,5) y no se necesitan 3 pueblos o personas para ser Israel.

Incluso aquellos que dicen no creer en la Trinidad la confiesan, como la denominada "Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos días" en cuyo "Libro de Mormón" (apéndice) bajo Trinidad
en la página 205 dice: "Integran la Trinidad tres personas distintas: Dios el Eterno Padre, su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo. Creemos en cada uno de ellos. Según la revelación de los últimos días, aprendemos que el Padre y el Hijo tienen cuerpos tangibles de carne y huesos, mientras que el Espíritu Santo es un personaje de espíritu sin carne ni huesos (Doctrinas y Convenios 130: 22-23). Estos tres personajes son uno en perfecta unidad y armonía de propósito y doctrina."

Esto significa un Dios en tres personas y puesto que se dice que no son tres dioses sino sólo Uno, entonces el término Dios debe querer decir la Trinidad; y la Trinidad y Dios deben ser voces o términos intercambiables. Con esto como base, usando el término equivalente para Dios, a saber, Trinidad entonces el texto de Juan 1:1 nos quedaría de la siguiente manera:

"En el principio era el Verbo, y el Verbo era con la Trinidad, y el Verbo era la Trinidad. Este era en el principio con la Trinidad". ¿Pero cómo pudiera ser esto?. Si el Verbo era él mismo una Persona y estaba con la Trinidad, entonces no habría solo tres personas, sino cuatro.

Bueno, algunos dirán que aquí en el texto de Juan 1:1-2 "Dios" es la "Primera Persona", es decir, "Dios Padre", y por lo tanto el Verbo estaba con Dios Padre en el principio. ¿Y donde estaría aquí el "Dios Espíritu Santo"? Si Dios es una Trinidad, ¿no estaba la Palabra o verbo con Dios Espíritu Santo" así como con "Dios Padre" en el principio?. Barajando todas las posibilidades en la ecuación siempre nos encontramos con una famosa frase utilizada por la cristiandad con mucha afluencia: "es un misterio" pues cualquier intento de razonar sobre esta enseñanza termina en confusión mental. Lejos de esclarecer el significado exacto de Juan 1:1, 2 todo razonamiento sobre la composición de la "Trinidad" es confuso y falto de fundamento.



Sin embargo el asunto no estaba confundido en la mente del apóstol Juan. Él tenía muy claro la identidad de su Amo y Señor Yeshúa cuando escribió sus palabras, por lo tanto, tenemos que dejar que sea el mismo Juan quien nos explique quién era DIOS. No sólo en su relato del Evangelio sino también en sus otros escritos o cartas inspiradas y su libro Apocalipsis. Juan siempre quiso que sus lectores llegasen a la conclusión correcta en cuando a la identidad de DIOS y por tanto presentó los hechos de manera honrada en sus cinco diferentes escritos.

En el griego original Juan 1:1-2 nos dice
En el principio era la Palabra, y la Palabra era con Dios. Y Dios era la Palabra. Ésta era en el principio con Dios.

Y la Palabra se hizo carne y tabernaculizó entre nosotros y vimos su gloria, llena de gracia y verdad. Juan 1:14

Para profundizar sobre este estudio y quitar sus propias conclusiones recomendamos las siguientes lecturas: