Gracia en Cristo: El domingo NO es el día de reposo

miércoles, 28 de abril de 2010

El domingo NO es el día de reposo


El domingo no es el día de reposo

Ezequiel 46:1  Así ha dicho Yahweh el Señor: La puerta del atrio interior que mira al oriente estará cerrada los seis días de trabajo, y el día de reposo se abrirá; se abrirá también el día de la luna nueva (El 1º de Tishri en la fiesta de Yom Teruah o Trompeta).

Comencemos este estudio mencionando que la base de nuestra salvación se encuentra en el Mesías y su obra y que la salvación es solo por gracia. Nada hay que el hombre pueda hacer para salvarse, ninguna obra lo justifica delante de Dios.

Aclarando esto, diremos que nuestras obras y las decisiones que tomemos en adelante deben ser motivadas por el amor de Dios y a Dios, y no por temor o como medio para un fin. Es en este amor que buscaremos despojarnos de costumbres paganas porque esta es la voluntad de nuestro Dios.

Colosenses 2:8  Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según el Mesías.
Una de estas tradiciones es el domingo. Dios manda realizar una santa convocación semanal en el Shabat no en el Domingo. Levítico 23:3 dice:  Seis días se trabajará, mas el séptimo día será de reposo, santa convocación; ningún trabajo haréis; día de reposo es de Yahweh en dondequiera que habitéis.   Aquí vemos que Yahweh manda realizar cada semana una santa convocación, una fiesta de la congregación, una reunión o asamblea, un ensayo (Micrá en Hebreo) de nuestra reunión con Él.

El lugar de Reposo

Hebreos 4:3-11  Pero los que hemos creído entramos en el lugar de reposo (katapausis), de la manera que dijo: Por tanto, juré en mi ira, No entrarán en el lugar de mi reposo (katapausis); aunque las obras suyas estaban acabadas desde la fundación del mundo. Porque en cierto lugar dijo así del séptimo (día): Y entró en lugar de reposo (katapauó) Dios de todas sus obras en el séptimo día. Y otra vez aquí: No entrarán en mi lugar de reposo (menujáh=morada, lugar de reposo, habitación - Salmo 95:11). Por lo tanto, puesto que falta que algunos entren en él, y aquellos a quienes primero se les anunció la buena nueva no entraron por causa de desobediencia, otra vez determina un día: Hoy, diciendo después de tanto tiempo, por medio de David, como se dijo: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones. Porque si Josué les hubiera dado el lugar de reposo (katapauó), no hablaría después de otro día. Por tanto, queda guardar el reposo (sabbatismós) para el pueblo de Dios. Porque el que ha entrado en el lugar de reposo de Él (katapausis), también ha entrado en el lugar de reposo (katepausen) de sus obras, como Dios de las suyas. Procuremos, pues, entrar en aquel lugar de reposo (katapausis), para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.

Observaciones:
1- La palabra menujáh en hebreo también se usa en Números 10:33, Isaías 11:10, Miqueas 2:10 2- Ver: El verdadero significado de “Sabbatismos” en Hebreos 4:9

El día del Señor

El séptimo día es una coordenada de tiempo que representa el Reino de los Cielos mencionado en el evangelio del Reino, el Reino de Dios con el hombre, en el cual entramos en forma espiritual por gracia por medio de la fe y en el cual aguardamos entrar un día en forma corporal, es el último milenio en el plan de Dios para la humanidad porque sabemos que nos encontramos finalizando el 6to milenio y pronto comenzará el último (2 Pedro 3:8 Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. ).

Es el DÍA DEL SEÑOR, que vio Juan en Apocalipsis 1:10-11 Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,  que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último.

En la expresión el día del Señor que se encuentra en Apocalipsis 1:10 nada indica que Dios se esté refiriendo al primer día de la semana. De hecho, el contexto del resto de la Biblia hace obvio cuál es el
día del Señor. Mateo 12:8 y Marcos 2:27-28 declaran que Yeshúa es el Señor del Sábado y Ezequiel 20:20 declara que el día del Señor es el sábado. El cuarto mandamiento dice que el séptimo día es el “sábado del Señor”. El domingo no es el día del Señor, el séptimo día sí lo es.

El primer día de la semana en la religión del Sol Invictus, era el día de adoración del dios sol pagano Apolo o Mitra que Constantino adoraba. El 7 de marzo de 321 Constantino decretó que el dies Solis (es decir, el domingo) sería el día romano del descanso según se menciona en el Códice Justinianeo 3.12.2. El 3 de noviembre del 383, Teodosio renombra el dies Solis como dies dominicus según se encuentra en el códice Teodosiano 11.7.13, nombrando a este día con el nombre de día del señor.

¿Son todos los días iguales para Dios?

Génesis 2:1-3  Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.

Luego de crear al hombre, este ingresó inmediatamente en el descanso de Yahweh, lo primero que hizo el hombre fue entrar en el reposo del Señor. No fue trabajar, no fue tampoco reposar del trabajo pues aún no había trabajado, fue compartir con Dios en el único día de la Semana que tiene nombre y el único bendecido y santificado por Dios porque en este día Él había reposado y terminó su obra. Lo primero que Dios bendijo fue a los monstruos marinos, seres marinos y aves aladas el 5º día, su segunda bendición fue al hombre el 6º día y la tercera al sábado el 7º día.

El séptimo día Dios realizó tres cosas: (1) descansó, (2) bendijo el séptimo día, y (3) lo santificó, o sea que lo apartó para uso sagrado.

El reposo como memorial

El 7º día es la conmemoración de la creación y de que ésta sucedió en 7 días. El sábado es un memorial de la creación (Éxodo 20:11; 31:17). Siempre que reposamos el día séptimo, como lo hizo Dios después de la creación, conmemoramos el gran evento que lo señala a Él como el Creador y, consecuentemente, como Rey de todas las cosas que Él creó.

El sábado se establece también como memorial de la liberación de Egipto. 
Deuteronomio 5:15 Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Yahweh tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual Yahweh tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo.
El sábado también es el memorial de la resurrección a una nueva vida, la victoria del Mesías sobre la muerte en el madero, pues en este mismo día en que Israel atravesó el mar, un sábado 17 de Abib, también Yeshúa resucitó.

El sábado es un memorial de la reconciliación. Dios que descansó en la creación, después que todo había sido creado según su voluntad, ahora descansa en la reconciliación del hombre con Dios, o sea descansa en la obra redentora de Yeshúa el Mesías, en la vida, muerte y resurrección del Mesías.

Es también un memorial de la regeneración. En Isaías 40:31 leemos que "los que esperan en el Señor tendrán nuevas fuerzas". Este versículo nos dice que hemos de cambiar nuestras fuerzas por las fuerzas de Dios. Prácticamente este mandamiento en el Pacto Renovado nos manda a reposar nuestra vida en el Mesías y luego, descansando en él hacer Su obra. No nuestra obra, no en nuestras fuerzas sino con Su mente, Su fuerza, con Su poder.

Yeshúa es el reposo.


En el Evangelio según San Mateo en el capítulo 11 versículo 28 al 30 encontramos allí una expresión del Señor que nos llama a descansar en Él: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas: porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga". En el momento que nos convertimos, entramos directamente en el trabajo continuo del Mesías Yeshúa. Este reposo significa un movimiento sin fricción, un trabajo o una obra de acuerdo a Su poder, algo que está dentro de nosotros y que nos motiva.

El ejemplo de la Palabra

Pablo dijo en su carta a los corintios:
1 Corintios 11:1  Sed imitadores de mí, así como yo del Mesías.

Ahora veamos el ejemplo del Mesías

Lucas 4:16
  Vino a Nazaret, donde se había criado; y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer.

Veamos el ejemplo de Pablo en Hechos de los Apóstoles

Hechos 13:14-15  Ellos, pasando de Perge, llegaron a Antioquía de Pisidia; y entraron en la sinagoga un día de reposo y se sentaron.  Y después de la lectura de la ley y de los profetas, los principales de la sinagoga mandaron a decirles: Varones hermanos, si tenéis alguna palabra de exhortación para el pueblo, hablad.

Hechos 13:42-44  Cuando salieron ellos de la sinagoga de los judíos (en sábado), los gentiles les rogaron que el siguiente día de reposo les hablasen de estas cosas. Y despedida la congregación, muchos de los judíos y de los prosélitos piadosos siguieron a Pablo y a Bernabé, quienes hablándoles, les persuadían a que perseverasen en la gracia de Dios. El siguiente día de reposo se juntó casi toda la ciudad para oír la palabra de Dios.

Hechos 16:13-14  Y un día de reposo salimos fuera de la puerta, junto al río, donde solía hacerse la oración; y sentándonos, hablamos a las mujeres que se habían reunido. Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía.

Hechos 17:1  Pasando por Anfípolis y Apolonia, llegaron a Tesalónica, donde había una sinagoga de los judíos. Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos, declarando y exponiendo por medio de las Escrituras, que era necesario que el Mesías padeciese, y resucitase de los muertos; y que Yeshúa, a quien yo os anuncio, decía él, es el Mesías.

Hechos 18:1-4  Después de estas cosas, Pablo salió de Atenas y fue a Corinto. Y halló a un judío llamado Aquila, natural del Ponto, recién venido de Italia con Priscila su mujer, por cuanto Claudio había mandado que todos los judíos saliesen de Roma. Fue a ellos, y como era del mismo oficio, se quedó con ellos, y trabajaban juntos, pues el oficio de ellos era hacer tiendas. Y discutía en la sinagoga todos los días de reposo, y persuadía a judíos y a griegos. Hechos 18:11 Y se detuvo allí un año y seis meses, enseñándoles la palabra de Dios (78 shabatot).

Objeciones comúnmente presentadas sobre el sábado

1- Muchas personas entienden que la observancia del domingo es una conmemoración de la resurrección, pero si buscas en la Biblia, no encontrarás ninguna instrucción al respecto.
 El domingo, el primer día de la semana, nunca fue establecido como día de adoración o reposo semanal. Tampoco tipifica el octavo día o la eternidad, puesto que el domingo no es el octavo día de la semana, es el primero, y no es un día eterno, es el primero de un conjunto de siete días cuya culminación es el sábado.

Marcos 16:9  Habiendo, pues, resucitado Yeshúa por la mañana, el primer día de la semana, apareció primeramente a María Magdalena, de quien había echado siete demonios.
En el texto original no existe la puntuación que fue agregada luego. Lo que dice en este pasaje es que habiendo ya resucitado Yeshúa,  apareció por la mañana el primer día de la semana a María Magdalena primeramente. Esto se explica en los versículos paralelos de Mateo 28:1, Marcos 16:2, Lucas 24:1 y Juan 20:1.

Después de aparecerse a María Magdalena el primer día de la semana, Yeshúa se mostró también a dos discípulos que iban camino a Emaús. En Lucas 24:21, ellos le cuentan todo lo sucedido y añaden: “Ahora, además de todo esto, hoy es ya el tercer día que esto ha acontecido”. Este versículo se utiliza para mostrar que el domingo era el tercer día desde la crucifixión, pero en versiones más recientes de la Biblia, el pasaje de Lucas 24:21 aparece traducido en la siguiente forma: “Ahora, además de todo esto, ya han pasado tres días desde que esto ha acontecido”.

Otra traducción sería: Ahora, además de todo esto, este tercer día cautiva desde que estas cosas sucedieron. O sea desde que estas cosas sucedieron, nos preguntamos sobre el tercer día, este tercer día nos tiene absortos.
Ver NASB Word Usage http://concordances.org/greek/71.htm Verbo Agei (γει G71 se utiliza una vez como = arrest)

2- ¿No fue adulterado el calendario?

Sí. Pero el ciclo semanal nunca se modificó. En 1582 se quitaron diez días del calendario, pero el jueves 4 de octubre fue seguido por el viernes 15 de octubre. El sábado sigue siendo el mismo que en los días de Yeshúa. De hecho, en por lo menos 108 idiomas, al sábado se lo llama “día de reposo”. El sábado estuvo en la creación, estuvo con los israelitas, estuvo en los días de Yeshúa, estuvo con los discípulos y la iglesia del Pacto Renovado. ¡Y todavía estará en el mundo venidero!
Isaías nos dice que en los nuevos cielos y en la nueva tierra, adoraremos a Dios cada sábado. Isaías 66:22-23  Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra que yo hago permanecerán delante de mí, dice Yahweh, así permanecerá vuestra descendencia y vuestro nombre.  Y de mes en mes, y de día de reposo en día de reposo, vendrán todos a adorar delante de mí, dijo Yahweh.

3- ¿No deberíamos guardar todos los días para el Señor?


Por supuesto. Debemos servir a Dios y dedicarnos a él cada día, pero el cuarto mandamiento no sólo proclama que el séptimo día es sagrado, sino que también declara que los otros seis días son para trabajar
(Exodo 20:8-11). Dios no bendijo a los otros seis días ni los apartó para su uso sagrado. Son para trabajar. Dios mandó trabajar en domingo. El séptimo día es diferente a todos los demás. 

Aducir que ya estamos espiritualmente en el lugar de reposo (porque hemos creído según Hebreos 4:3) para no guardar el Shabat es como poner el bozal al buey que trilla  (lo contrario a Deuteronomio 25:4) porque ya concordamos en su aplicación espiritual que los que predican el evangelio reciban una remuneración económica, o porque ya recibimos toda bendición espiritual en el Mesías (Efesios 1:3).  

También el matrimonio es la sombra de la unión entre Yeshúa y su kehilah (Iglesia) según Efesios 5:32, pero no podemos afirmar que por entender esta realidad espiritual ya estamos libres del vínculo conyugal. La palabra dice que la mujer está sujeta al marido por la Torah en cuanto este vive (Romanos 7:2).

4- ¿Se reunían los discípulos los domingos?

Hechos 20:7-11  El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche. Y había muchas lámparas en el aposento alto donde estaban reunidos; y un joven llamado Eutico, que estaba sentado en la ventana, rendido de un sueño profundo, por cuanto Pablo disertaba largamente, vencido del sueño cayó del tercer piso abajo, y fue levantado muerto. Entonces descendió Pablo y se echó sobre él, y abrazándole, dijo: No os alarméis, pues está vivo. Después de haber subido, y partido el pan y comido, habló largamente hasta el alba; y así salió.

El texto griego dice textualmente μια των σαββατων (mia ton sabaton), el primero de los sábados (plural, es decir que ya estaban en la cuenta del día 7 del omer) la traducción correcta podemos verla en la Vulgata en latín. Al anochecer (del shabat) Pablo compartía aún con los discípulos ya que debía salir al día siguiente por la mañana (o sea en la mañana del domingo). Pablo habló largamente desde el shabat hasta el amanecer del domingo. Los discípulos se reunieron para partir el pan (comer juntos) el primero de los sábados de la cuenta de siete sábados luego de la pascua. Esta cuenta se llama la cuenta del omer y vemos que en esta ocasión la pascua y los panes sin levadura habían acabado de pasar por lo que estaban contando el omer (Hechos 20:6).

En 1ª Corintios 16:2 sucede la misma cosa, la traducción al español dice cada primer día de la semana, sin embargo el texto griego dice que en un sábado (κατα μιαν σαββατων - kata mian sabatou) cada uno aparte o decida el monto de la ofrenda que apartaría para que Pablo luego la recogiese en su visita a los de Corinto y la enviase como donativo a los que pasaban necesidades en Jerusalén. 

En otros pasajes se traduce con el mismo error. Solo como ejemplo (porque no es un mandamiento ayunar dos veces los sábados) en Lucas 18:12 la traducción al español dice: "Ayuno dos veces a la semana", cuando el texto griego dice "Ayuno dos veces (o dos comidas) el shabat", la traducción correcta podemos verla en la Vulgata en latín. El texto griego utiliza la frase νηστευω δις του σαββατου (nesteuo dis ton sabatou - ayuno dos veces el sábado).
El error también se puede ver en Marcos 16:2 el día uno de los sábados (plural no singular, si quisiese decir semana sería singular) dice literalmente en el griego y así lo traduce la vulgata latina, en la crucificción, el domingo (día que sigue al shabat semanal) fue el día uno de la cuenta de los 7 sábados para shavuot.

5- Romanos 14:5-6  Mientras que uno hace diferencia entre día y día, otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté convencido en su propia mente. El que hace caso del día, para el Señor lo hace. El que come, para el Señor come, porque da gracias a Dios; y el que no come, para el Señor no come, y da gracias a Dios.

El sábado y las fiestas no se mencionan en ninguna parte de la carta de Pablo a los romanos. Los días que se mencionan aquí están claramente relacionados con la abstinencia de carne, lo cual indica que era un problema con las observancias de días festivos romanos en los que se ofrecían sacrificios a los ídolos y nada tenían que ver con el sábado. Ciertos creyentes habrían optado definitivamente por no comer carne porque podría haber sido contaminada al ser ofrecida a los ídolos y por lo tanto comían solo legumbres (ver el contexto en Romanos 14). En caso de volverse una regla en la congregación la práctica del vegetarianismo preventivo, esto sería agregar algo a la escritura y es esto lo que Pablo ataca.

En virtud de que el vegetarianismo no es algo que está incluido en la ley, parece que Pablo se refiere al mismo asunto en Romanos 14 y en 1 Corintios 8: ¿Es permisible que un creyente coma carne ofrecida a ídolos? La respuesta del apóstol es la misma: No hay nada de malo con la carne misma, pero no es correcto comerla si crees que es inmunda o si eso es motivo de ofensa para otros (Romanos 14:13-14; 1 Corintios 8:9; Hechos 15:20).

Cuando Pablo, en Romanos 14:14, dijo: "Yo sé . . . que nada es inmundo [koinos, que significa 'común' o 'ceremonialmente impuro']", estaba diciendo lo mismo que dijo en 1 Corintios 8: Que el hecho de que animales limpios fueran sacrificados a los ídolos no hacía su carne inapropiada para el consumo del hombre, sabiendo que Dios es uno y que un ídolo nada es.

Una vez más podemos ver que Pablo no está refiriéndose aquí a carnes limpias o inmundas, sino a comida limpia que podía haber sido ofrecida a ídolos y que, por consiguiente, sería considerada inapropiada como alimento por algunos miembros de la Congregación. Lo que Pablo quiere dejar claro aquí es que  hacer de esto un mandamiento para todo tipo de carne limpia y en cualquier ocasión no es adecuado, ya que por el solo hecho de asociar la carne con su uso en ceremonias idolátricas no altera en nada, por ese hecho, sus propiedades como alimento.

La frase “el que no hace caso del día, para el Señor no lo hace” de Romanos 14:6 no se encuentra en varias versiones de la biblia, inclusive tampoco se encuentra en la versión Reina Valera 1989.

6- Colosenses 2:16-17   Por tanto, nadie os juzgue en asuntos de comida o de bebida, o respecto a días de fiesta, lunas nuevas o sábados lo cual es sólo una sombra de lo porvenir, sino el cuerpo del Mesías.

En la iglesia de Colosas había personas que intentaban introducir filosofías y tradiciones de hombres en el culto de la iglesia conforme a los principios del mundo y no conforme al Mesías (Col 2:8). Estas personas, fingiendo humildad se apoyaban en visiones, costumbres, filosofías humanas y doctrinas de hombres para juzgar lo que los creyentes practicaban en cuanto a comidas y bebidas y lo que guardaban en relación a los días de fiesta o tiempos señalados de reunión, como el conteo de los meses que iniciaban con la luna nueva y los días de reposo.

La carta a los de Colosas es parecida a la de Gálatas y en cierto sentido a la de Romanos. Yo entiendo que el error que los gálatas, así como los de colosas, estaban cometiendo no era la observancia de los sábados de Yahweh o el guardar los mandamientos o abstenerse de alimentos impuros, sino el observar los mandamientos como medio de justificación, pensando que el hecho de cumplir estas ordenanzas (es decir su propio mérito) es lo que les haría justos, y por lo tanto pertenecientes al Israel de Dios (ver Gálatas 2:14-16). Este pasaje de ninguna manera anula los mandamientos de Yahweh.

Envanecidos por sus razonamientos en su mente carnal, no discernían que esto es (no dice lo cual era, sino lo cual es, tiempo presente) una representación de acontecimientos venideros y querían imponer su juicio y costumbres sobre los hermanos que estaban comenzando a someterse a preceptos como no usar, tocar o gustar, mandamientos y doctrinas de hombres y no según Mashíaj. Por esto Pablo les dice que no se dejen juzgar por ellos, sino por el cuerpo de Mashíaj. Que ningún hombre los juzgue sino el cuerpo de Mashíaj (la congregación) que se guía por las escrituras.

Según el material consultado(1) la conjunción δέ (Número Strong G1161) del orignial griego es una partícula adversativa como por ejemplo: sino, mas, pero, etc. Las conjunciones adversativas implican contraste, antítesis u oposición. Por lo general el texto determina qué tan fuerte es este contraste. Por ejemplo Mateo 5:22 Pero / Mas yo os digo... Mateo 6:20 Sino atesorad para vosotros tesoros en (el) cielo...

En este grupo se encuentra también la conjunción adversativa αλλα (Número Strong G235) que se usa después de un negativo, como adversativa exclusiva significa: por el contrario, pero, sino (es para fuerte oposición), y como adversativa restrictiva significa: pero, sin embargo, más bien. La conjunción δέ funciona como partícula adversativa, en esto coincide con la conjunción αλλα. La diferencia entre ambas consiste en que δέ es una conjunción adversativa suave.

(1) José Antonio Septién. El griego biblico: Un estudio programado del griego del Nuevo Testamento. Editorial Clie, 2008. Spanish Edition. Págs. 264, 283, 284 Con estas consideraciones el pasaje debería ser interpretado de la siguiente manera: Que nadie que no pertenezca al cuerpo del Mesías te imponga su tradición basada en mandamientos y doctrinas de hombres sobre cómo obedecer los mandamientos de Elohim en cuanto a las sombras proféticas del Mesías para quitarte tu premio, especialmente los que se hacen los humildes, son idólatras, se entrometen en lo que no conocen y se enorgullecen de sus propios pensamientos, ""PERO NO SE SUJETAN A LA CABEZA QUE ES EL MESÍAS"". Colosenses 2:16-19.

7- Gálatas 4:10-11 “Guardáis los días, los meses, los tiempos y los años. Me temo de vosotros, que haya trabajado en vano con vosotros”

Pablo estaba escribiendo a los gálatas quienes habían sido paganos, adoradores de deidades paganas, antes de su conversión al Mesías, y ahora estaban dejándose seducir por tradiciones judaizantes que querían substituir la salvación por gracia por la salvación por las obras de la ley, es decir la justicia propia. Él dice de ellos: «Antes bien, cuando ustedes no conocían a Dios, le servían a los que no son por naturaleza deidades. Pero ahora que conocen a Dios, ¿cómo se vuelven a los débiles y rudimentarios elementos, a los cuales quieren estar otra vez en servidumbre:» (Gálatas 4:8-9). Los principios o rudimentos del mundo consisten en querer agradar en la carne, vivir en un sistema donde se realizan las cosas por obligación y no por amor, según nos muestra Gálatas 6:12  "Todos los que quieren agradar en la carne, éstos os obligan a que os circuncidéis, solamente para no padecer persecución a causa del madero de Mashíaj".

Por lo tanto, el error que los gálatas estaban cometiendo no era la observancia de los sábados de Yahweh, sino el observar los días, meses, estaciones, y años dentro de un sistema que imponía el cumplimiento por obligación, utilizado como medio de justificación, pensando que el hecho de cumplir estas ordenanzas (es decir su propio mérito) es lo que les haría justos, y por lo tanto pertenecientes al Israel de Dios (ver Gálatas 2:14-16). Este pasaje de ninguna manera anula el cuarto mandamiento del Decálogo y el llamado a santificar las festividades de Yahweh.

Conclusión

Isaías 58:13-14  Si retrajeres del día de reposo tu pie, de hacer tu voluntad en mi día santo, y lo llamares delicia, santo, glorioso de Yahweh; y lo venerares, no andando en tus propios caminos, ni buscando tu voluntad, ni hablando tus propias palabras, entonces te deleitarás en Yahweh; y yo te haré subir sobre las alturas de la tierra, y te daré a comer la heredad de Jacob tu padre; porque la boca de Yahweh lo ha hablado.


Yeshúa es el lugar de reposo (Mateo 3:17 Y se oyó una voz del cielo que decía: “Este es mi Hijo amado, en quien me complazco”), el cuerpo del Mesías es el Santuario, el lugar de reposo. Josué no pudo introducir a Israel en este lugar, ni Moisés, ni ningún otro, sólo Yeshúa puede introducirnos en su lugar de reposo, el Santuario de Yahweh. Su reino ya ha comenzado en forma espiritual pero todavía esperamos el día en que el gobierno del hombre llegue a su fin en la tierra y Yahweh extienda su tabernáculo entre los hombres.

Por lo expuesto vemos que el día del Señor “NO” es el domingo sino el sábado.